Cuidar nuestra espalda

La espalda es una estructura muy resistente, formada por huesos fuertes y una musculatura potente, pero aún así, según estadísticas, las 3/4 partes de la población ha padecido alguna vez un episodio de dolor de espalda intenso.

Con mucha frecuencia el dolor de espalda no se debe a una enfermedad de la columna vertebral, sino a un mal funcionamiento de la musculatura de la espalda y a la influencia de determinados factores de riesgo.

La mejor forma de evitar y tratar el dolor de espalda es hacer ejercicio y mantenerse físicamente activo, cumplir las normas de higiene postural, evitar el estar mucho tiempo en cama y tener una actitud mental positiva frente al dolor, ya que el reposo no lo beneficia.

Una buena higiene postural es básica para saber cómo llevar a cabo las actividades diarias del modo menos perjudicial y junto a la ergonomía son eficaces para prevenir  el dolor de espalda , ya que su finalidad es reducir la carga que soporta la espalda durante las actividades diarias y enseñarnos a hacer todo tipo de movimientos y actividades del modo más seguro y liviano posible.

Estar sentado:

Estar sentados es una de las posturas más frecuentes en la vida cotidiana. Al mantener esta postura se debe tener en cuenta: la altura de la silla, el respaldo de la misma, la colocación del ordenador, los movimientos al estar sentado e incluso la postura al conducir…

Estar acostado:

Al estar acostado se tiene que prestar atención a la postura que se adopta y a las características del colchón y de la almohada. Es mejor situarse boca arriba o de lado y dormir boca abajo no es recomendable, pues al hacerlo se suele modificar la curvatura de la columna lumbar, lo que derivaría, a la larga, en dolor de espalda.

Estar de pie:

Estar de pie, parado y quieto, es dañino para la espalda. Si se ha de hacer, para evitar dañarla y protegerla tanto como sea posible, se debe cambiar la postura tan frecuentemente como se pueda y prestar atención al calzado, evitando los zapatos de tacón alto si debemos estar mucho tiempo de pie o caminando. Un zapato completamente plano, sin ningún tacón, tampoco será lo ideal, especialmente si existen problemas de rodilla. Un tacón de 1.5 a 3 cms. suele ser el más adecuado.

Niños:

Al llevar los libros al colegio, hay que intentar conseguir que los niños utilicen una mochila cómoda, de anchos tirantes y que la usen correctamente, repartiendo el peso entre sus dos hombros en vez de utilizarla como una cartera de mano o una bandolera y siempre serán más saludables estas que las tiradas con el brazo tipo carrito.

Y vosotros… ¿Prestáis atención a vuestra espalda? ¿Tenéis molestias en ella? ¡Nunca es tarde para empezar a cuidarse!

Un besito y hasta pronto.

Eva.

Anuncios

Un comentario en “Cuidar nuestra espalda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s